A veces nos olvidamos de cuál es la esencia de nuestro trabajo y también nuestra propia esencia. Nos olvidamos de por qué hacemos lo que hacemos.

Sentirse que uno está en el lugar correcto en el momento indicado es importante para que demos nuestro mayor potencial…y para que el disfrute sea parte del proceso (del proceso de cambio y del de todos los días). ¿Te acordás cuando hacías lo que haces, pero lo disfrutabas?

Por ahí creemos que va la cosa, y es parte de nuestro objetivo.

No es una nueva norma. Es una filosofía de trabajo. Y nos encanta compartirla.